-



PATOLOGÍAS:
 
MIEMBRO INFERIOR
 

 CADERA

Fracturas de cadera
Fracturas de cadera
Las fracturas del extremo proximal del fémur son muy frecuentes en ancianos. Suelen suceder tras mínimos traumatismos como caídas de su propia altura. Se trata de lesiones graves por la pérdida de sangre que implica la fractura del hueso más grande del cuerpo: el fémur. Su tratamiento ha de ser quirúrgico para interrumpir el sangrado y recuperar la movilidad cuanto antes. De no ser así el pronóstico es infausto. (Ver Link 030).
Artrosis de cadera
Artrosis de cadera
El desgaste del cartílago de la articulación de la cadera es propio de los ancianos. Pero en algunas ocasiones puede aparecer de forma precoz deido a traumatismos, sobrepeso o exceso de uso. Provoca dolor y pérdida de movimiento, llegando a dificultar la acción de caminar o sentarse. En casos avanzados, el tratamiento quirúrgico es la solución: prótesis de resuperficialización o prótesis total de cadera. (Ver Link 031).
Necrosis avascular de la cabeza femoral
Necrosis avascular de la cabeza femoral
Varios factores provocan la interrupción del flujo sanguíneo a la cabeza femoral y como consecuencia su necrosis (muerte). Ello conlleva su deformidad y el desarrollo precoz de artrosis de cadera. Su diagnóstico temprano y control puede minimizar los efectos negativos. En casos avanzados debe sustituirse la cadera mediante una prótesis. (Ver Link 032).
Choque fémoro-actabular (impingement)
Choque fémoro-actabular (impingement)
Actualmente considerado como el primer paso para desrrollar artrosis de cadera. Leves cambios en la forma de la articulación condicionan su desgaste progresivo en el futuro. Su diagnóstico es difícil y debe realizarse por su traumatólogo. (Ver Link 033).
Prótesis total de cadera
Prótesis total de cadera
La sustitución de la articulación de la cadera resuelve el dolor y la limitación de movilidad en problemas de artrosis. También se emplea en algunos tipos de fracturas de cadera en los que es imposible la reconstrucción. Es una técnica ampliamente estudiada y utilizada que ofrece excelentes resultados en aquellos pacientes candidatos a ella. (Ver Link 034).
Prótesis de resuperficialización (resurfacing)
Prótesis de resuperficialización (resurfacing)
Esta nueva técnica persigue obetener los mismos beneficios que la prótesis total de cadera en cuanto a alivio del dolor y mejora de la movilidad, pero con la ventaja de ser menos agresiva y de sacrificar menos hueso. Está indicada en casos muy concretos y en pacientes jóvenes, sobre todo en casos de necrosis avascular de la cabeza femoral. (Ver Link 035).
 











































 RODILLA

Artroscopia de rodilla
Artroscopia de rodilla
Se trata de una técnica mínimamente invasiva. A través de dos pequeñas incisiones a ambos lados de la rodilla se introduce una cámara y los instrumentos quirúrgicos especialmente diseñados. Permite el tratamiento de multitud de problemas internos de la rodilla (meniscos, ligamentos, condropatías) sin necesidad de abrir la articulación al modo tradicional. Ello consigue una recuperación mucho más rápida tras la cirugía. (Ver Link 036). Para más información sobre este procedimiento quirúrgico puede descargar un folleto informativo en el apartado "Documentos para descargar".
Rotura de meniscos
Rotura de meniscos
Los meniscos son estructuras que actúan como almohadillas entre el fémur y la t¡ibia y amortiguan su contacto y rozamiento. Es frecuente su rotura o desgaste en actividades deportivas o laborales. El hecho de que no se curen, cicatricen ni regeneren obliga a su tratamiento quirúrgico para aliviar el dolor y posibles bloqueos de la articulación. Mediante artroscopia los resultados son excelentes. (Ver Link 037).
Regeneración de meniscos
Regeneración de meniscos
Ante grandes lesiones meniscales en pacientes jóvenes o para el tratamiento del dolor post-meniscectomía, el sistema ActiFit permite regenerar el menisco dañado mediante un soporte estructural sobre el que crecerá el nuevo tejido.
Rotura de ligamentos cruzados
Rotura de ligamentos cruzados
La práctica deportiva u otros traumatismos sobre la rodilla pueden romper estos importantes ligamentos de la rodilla. Su función es estabilizar la articulación. Según los casos puede ser aconsejable la reconstrucción del ligamento cruzado anterior mediante una plastia. Nosostros realizamos la técnica artroscópica empleando semitendinoso y gracilis en 4 fascículos. Los anclajes son de material bioabsorbible. Se consigue devolver la estabilidad a la rodilla. (Ver Link 038).
Esguince de rodilla (ligamentos laterales)
Esguince de rodilla (ligamentos laterales)
Una de las lesiones más frecuentes de la rodilla. Gestos forzados pueden dañar los ligamentos laterales (interno o externo). Según el grado de lesión y el ligamento afectado se aplica un tratamiento u otro. Una valoración por su traumatólogo orientará al diagnóstico correcto. (Ver Link 039).
Condromalacia / condropatía
Condromalacia / condropatía
Son lesiones del cartílago articular. Sus causas son variadas; desde traumatismos de distinta intensidad, pasando por sobrecarga o incluso problemas de alineación de la articulación. En casos iniciales puede beneficiarse de tratamiento con condroprotectores. En casos más avanzados, los factores de crecimiento pueden ser de gran ayuda. Cuando el cartílago se ha lesionado por completo no hay nada que hacer: se plantea entonces la sustitución de la articulación mediante prótesis de rodilla. (Ver Link 040).
Tendinitis de rodilla
Tendinitis de rodilla
Son varios los tendones alrededor de la rodilla y no es raro que se inflamen después de algún traumatismo o sobrecarga. El diagnóstico correcto por su traumatólogo conducirá al tratamiento más adecuado. Los factores de crecimiento juegan un papel importante hoy en día para recuperaciones más rápidas. (Ver Link 041).
Artrosis de rodilla
Artrosis de rodilla
El desgaste del cartílago articular de la rodilla es progresivo una vez se inicia. La pérdida de esa fina capa en ambas superficies de rozamiento (fémur y tibia) provoca dolor, crujidos y limitación de la movilidad. (Ver Link 042).
Ácido hialurónico
Ácido hialurónico
Las infiltraciones intraarticulares de ácido hialurónico en rodillas con artrosis leve o moderada consiguen un efecto lubricante que mejora el dolor y la movilidad. Suelen tener un efecto de aproximadamente 6 meses. Consulte a su traumatólogo si es usted candidato a esta técnica. (Ver Link 043).
Factores de crecimiento
Factores de crecimiento
En casos de úlceras en el cartílago, la terapia biológica con factores de crecimiento procedentes del propio paciente consigue una reparación de la misma con excelentes resultados y en poco tiempo. Consulte a su traumatólogo si es usted candidato a esta técnica. Visite el apartado de la web dedicado específicemente a los factores de crecimiento. (Ver Link 044).
Prótesis total de rodilla
Prótesis total de rodilla
Cuando el daño en el cartílago es severo e irreversible, la sustitución mediante prótesis de rodilla es la mejor opción para eliminar el dolor y recuperar la movilidad. Es una técnica ampliamente estudiada y utilizada que ofrece excelentes resultados en aquellos pacientes candidatos a ella. (Ver Link 045).
 
 
 
 











































































 








TOBILLO

Esguinces de tobillo
Esguinces de tobillo
La lesión de los ligamentos laterales del tobillo (externos o internos) es la más frecuente tanto en el ámbito deportivo como fuera de él. Su correcto diagnóstico y tratamiento aseguran su curación y previenen la inestabilidad de tobillo. No se trata de una lesión banal, ya que si no se cura correctamtente puede conducir a una inestabilidad de tobillo crónica. (Ver Link 046).
Inestabilidad de tobillo
Inestabilidad de tobillo
Sule ser consecuencia de lesiones repetidas de los ligamentos laterales del tobillo (esguinces de repetición). El traumatólogo debe valorar cuál es ligamento afectado y en qué grado. Según el diagnóstico existen varias posibiliades de tratamiento: desde la fisioterpia para fortalecer el tobillo hasta la reconstrucción quirúrgica del ligamento dañado. (Ver Link 047).
Tobillo del futbolista
Tobillo del futbolista
Engloba una serie de patologías típicas de este deporte por sobrecarga, esguinces de repetición, golpeo de balón, etc... Puede cursar con dolor crónico e inestabilidad. El tratamiento dependerá del tipo de lesión. (Ver Link 048).
Fracturas de tobillo
Fracturas de tobillo
Son fracturas frecuentes por mecanismo similar al esguince de tobillo pero con más energía, caídas, accidentes de tráfico... La reconstrucción quirúrgica tanto del peroné como de la tibia, si estuviera afectada, previenen el desarrollo de artrosis precoz del tobillo y dolor crónico. Existen numerosos sistemas de fijación del hueso roto (osteosíntesis). Cada caso requiere el suyo. (Ver Link 049).
Osteocondritis de astágalo
Osteocondritis de astágalo
Es una lesión en el cartílago del astrágalo, hueso que forma parte de la articulación del tobillo. En el contexto de un esguince o fractura de tobillo puede existir esta lesión y pasar desapercibida al inicio. Cuando evoluciona causa dolor crónico en el tobillo. Es importante su diagnóstico precoz. En casos avanzados, el tratamiento mediante artroscopia de tobillo puede ser la solución. (Ver Link 050).
Tendinitis de tobillo
Tendinitis de tobillo
Son numerosos los tendones alrededor del tobillo. Tras sobrecargas o malos gestos puede inflamarse alguno de ellos provocando dolor a la movilización. Es crucial identificar el tendón afectado para tratarlo correctamente. Los factores de crecimiento aceleran el proceso de recuperación. (Ver Link 051).
Rotura o luxación de tendones peroneos
Rotura o luxación de tendones peroneos
Los tendones peroneos se encuentran detrás del maleolo peroneo, en la cara posterolateral del tobillo. Su rotura longitudinal (ver imagen) o luxación es causa frecuente de dolor crónico en el tobillo. Suele relacionarse con esguinces de repetición. Su reparación quirúrgica elimina esos problemas.
Artrosis de tobillo
Artrosis de tobillo
Tras lesiones repetidas en el tobillo o traumatismos importantes como una fractura de tobillo, el cartílago de los 3 huesos que conforman la articulación (tibia, peroné y astrágalo) puede dañarse y evolucionar a la artrosis. Dolor crónico progresivo y limitación de movilidad son sus caraterísticas. En casos severos se puede optar por la artrodesis o por la prótesis de tobillo para aliviar el dolor. (Ver Link 052).
 





























































 PIE

Fracturas de pie
Fracturas de pie
El pie consta de numerosos huesos que articulan entre sí para facilitar el apoyo y la deambulación. Cualquier fractura en uno de ellos puede alterar la estructura y producir dolor crónico al estar de pie o al caminar o correr. Un diagnóstico preciso y el tratamiento adecuado previenen esas molestias. (Ver Link 053).
Luxaciones de pie
Luxaciones de pie
El pie consta de numerosos huesos que articulan entre sí para facilitar el apoyo y la deambulación. Cualquier luxación (pérdida de congruencia) entre ellos puede alterar la estructura y producir dolor crónico al estar de pie o al caminar o correr. Un diagnóstico preciso y el tratamiento adecuado previenen esas molestias. (Ver Link 054).
Tendinitis del pie
Tendinitis del pie
Son numerosos los tendones en el pie. Pueden inflamarse por sobrecargas o malos gestos y producir dolor a la movilización. Identificar el tendón dañado y tratarlo correctamente es el cometido de su traumatólogo. Los factores de crecimiento aceleran el proceso de recuperación. (Ver Link 055).
Hallux valgus (juanete)
Hallux valgus (juanete)
La desviación del primer dedo del pie es my habitual sobre todo en mujeres y debido al uso de un calzado no adecuado. También puede producirse en varones por predisposición genética. A parte de la deformidad estética provoca dolor al calzarse y caminar. Un estudio minucioso de cada caso puede ofrecer el tratamiento quirúrgico más adecuado. (Ver Link 056).
Dedos en garra
Dedos en garra
La deformidad en garra de los dedos menores del pie, a parte de la estética, provoca dolor en el dorso de los dedos por el roce con el calzado. Un estudio minucioso de cada caso puede ofrecer el tratamiento quirúrgico más adecuado. (Ver Link 057).
Metatarsalgia
Metatarsalgia
Se trata de dolor localizado a nivel de las cabezas de los metatarsianos del pie (en la planta). Es un problema de mal apoyo y por tanto de sobrecarga sobre esa zona, que suele presentar además algún tipo de callosidad. Un estudio minucioso de cada caso puede ofrecer el tratamiento conservador o quirúrgico más adecuado. (Ver Link 058).
Fascitis plantar
Fascitis plantar
La inflamación de la fascia plantar (cuerda que une el talón con la parte delantera del pie para mantener su arco) es causa frecuente de dolor. Suele ser un dolor intenso, punzante que impide caminar. El tratamiento puede ser conservador o quirúrgico según los casos. Los factores de crecimiento pueden ser útiles en esta patología. (Ver Link 059).
Espolón calcáneo
Espolón calcáneo
El crecimiento de un pico de hueso a nivel del talón puede provocar dolor al caminar. Suele ser consecuencia de una fascitis plantar cronificada. En cada caso habrá que valorar el tratamiento conservador o quirúrgico. (Ver Link 059).
Neuroma de Morton
Neuroma de Morton
Alteración en alguno de los nervios del pie que recogen la sensibilidad de los dedos. Provoca dolor en la raíz de los dedos irradiado a los mismos. Precisa de un estudio minucioso para valorar el tratamiento más adecuado. La rizolisis (quemar el nervio mediante radiofrecuencia) puede ser una opción. (Ver Link 060).
 
 
 
 
 
 







































































































Volver a Inicio                                  Volver a Patologías


 
- LINKS:
 
 
Volver a Inicio                                  Volver a Patologías