LUMBALGIA

 

¿Qué es la lumbalgia? 

La lumbalgia es dolor a nivel de la zona lumbar, entre las costillas y la pelvis. Esa zona baja de la espalda es la conexión entre las partes superior e inferior del cuerpo, y soporta la mayor parte de su peso. Por ello es bastante fácil lesionarla al levantar pesos, realizar gestos inadecuados o mantener posturas largo tiempo. De hecho, casi todas las personas tienen dolor en la parte baja de la espalda en algún momento de su vida.
 

¿Cuál es la causa de la lumbalgia?

Las causas de la lumbalgia incluyen:
  • sobrecarga: movimientos repetidos, posturas mantenidas
  • sobrepeso: la columna lumbar es la base que soporta todo el peso del tronco
  • artrosis: desgaste de lo discos y de las articulaciones posteriores de la columna
  • problemas de disco: deshidratación (pérdida de agua), degeneración (desgaste), hernia de disco
  • alteraciones de eje: curvaturas exageradas (escoliosis, hipercifosis, hiperlordosis)
  • fracturas: después de un traumatismo grave o leve si hay osteoporosis (mujeres mayores)
  • anomalías congénitas: alteraciones en la formación de la columna en la etapa intrauterina
  • enfermedades reumáticas: existen numerosas patologías reumáticas que cursan con lumbalgia
 

¿Cuáles son los síntomas?

Principalmente dolor a nivel lumbar. Puede percibirse de varias formas. Centrado sobre la columna lumbar, a uno o ambos lados de la misma (musculatura paravertebral lumbar), irradiado a glúteos y muslos, relacionado con posturas o movimientos, relacionado con el momento del día (al despertar, al final del día), relacionado con el trabajo, coche, y un sinfín de variantes.
 
En principio no es un problema grave, pero sí lento de solucionar. Pueden pasar semanas hasta que cede el dolor. Es importante que lo asuma y evite la ansiedad; eso empeora el dolor.

¿Cómo se diagnostica la lumbalgia?

El traumatólogo le hará preguntas sobre sus antecedentes de salud, síntomas y actividades tanto laborales como deportivas. También le hará un examen físico. Sus respuestas y el examen pueden ayudar al traumatólogo a descartar una causa grave del dolor. En la mayoría de los casos, los médicos pueden recomendar un tratamiento después del primer examen.
La radiografía simple es la prueba más útil y rápida para el diagnóstico inicial de lumbalgia. En ella, el traumatólogo puede ver las principales estructuras de la columna lumbar.
En casos de duda y si el traumatólogo lo considera oportuno, puede completarse el estudio mediante resonancia magnética nuclear o TAC (escáner).
 

¿Cómo se trata?

La mayoría de las lumbalgias mejorarán con un tratamiento sencillo, lo cual incluye reposo un día o dos, levantarse y ser activo tan pronto como sea posible y tratamiento con anti-inflamatorios comunes, analgésicos e incluso relajantes musculares.
En casos más graves puede iniciarse un tratamiento con corticoides (vía oral o inyectados) durante varios días.
Una vez pasado el dolor más intenso de los primeros días es recomendable iniciar un programa de fisioterapia durante algunas semanas con 2 objetivos:
  • aliviar el dolor residual para volver a la actividad normal
  • aprender ejercicios y buenos hábitos para realizar un mantenimiento de la musculatura lumbar. Fortalecer los músculos de su tronco puede mejorar la postura, mantener el cuerpo mejor equilibrado y reducir sus probabilidades de tener lesiones.
 

¿Cómo se puede prevenir que vuelva la lumbalgia?

Después de haber sufrido una lumbalgia, es probable que se repita en un futuro. Pero hay algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a prevenirla y pueden ayudarle a recuperarse más rápido si de hecho tiene lumbalgia de nuevo.
Para ayudar a mantener la espalda sana y evitar más dolor:
  • Mantenga una buena postura cuando esté sentado, esté de pie y camine.
  • Haga ejercicio de bajo impacto con regularidad. Camine, nade o monte una bicicleta fija. Haga estiramientos antes de hacer ejercicio. Pilates, yoga y tai chi dan muy buenos resultados.
  • Use zapatos de tacón bajo con buen apoyo.
  • Duerma boca arriba o de lado. Un colchón de firmeza media puede disminuir estrés en su espalda.
  • Controle su peso. Ser muy pesado, especialmente alrededor de la cintura, aumenta la tensión lumbar
  • No levante cosas que sean demasiado pesadas para usted. Aprenda la manera correcta de hacerlo.
 
Si está sentado o de pie en el trabajo durante largos períodos de tiempo:
  • Preste atención a su postura. Siéntese o póngase de pie derecho, con los hombros hacia atrás.
  • Asegúrese de que su silla tenga un buen apoyo para la espalda.
  • Tome descansos regulares para caminar un poco y estirar la musculatura.
 
Si su trabajo implica inclinarse, extenderse o levantar objetos en reiteradas ocasiones:
  • Hable con el departamento de recursos humanos para ver si existen otras maneras para hacer su trabajo.
  • No dependa de una “faja” para proteger la espalda. Los estudios no han demostrado que estas fajas sean eficaces para reducir las lesiones en la espalda. Lo máximo que pueden hacer es ayudar a recordarle que use buenas técnicas para levantar objetos.
 
… y recuerde, ante cualquier duda, consulte con su traumatólogo.
AVISO: Los contenidos de este documento son para su información y no sustituyen en ningún momento el consejo de su médico. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de problemas derivados de malinterpretaciones del contenido de este documento.
© Dr. Eduardo J. DELGADO TORNÉ. 2013

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *