OSTEOPOROSIS
      
 
   La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la osteoporosis como una  enfermedad sistémica caracterizada por una masa ósea baja y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, que conducen a una  mayor debilidad ósea y a un aumento del riesgo de fracturas.
 
   Las fracturas por fragilidad son la consecuencia de la osteoporosis y son particularmente frecuentes en las vértebras, la cadera y la muñeca.  
 
 Osteoporosis DELGADOTRAUMA
   Estas fracturas aumentan exponencialmente con la edad y suponen una causa importante de morbilidad y mortalidad en las poblaciones de ancianos. Afectan más a mujeres, sobre todo después de la menopausia.
 
   Una de las consecuencias más frecuentes y típicas de la osteoporosis en ancianos es la llamada “joroba de viuda”. Se trata de un aumento de la curvatura dorsal (cifosis) por el progresivo aplastamiento anterior de los cuerpos vertebrales dorsales. Además de la deformidad, se puede acompañar de dolor dorsal en intensidad variable.
Osteoporosis vertebral

Incremento de la cifosis dorsal (“joroba de viuda”)

   La prevención de esta enfermedad empieza desde niños. Un adecuado aporte de calcio y vitamina D en la dieta minimiza los riesgos de sufrir osteoporosis. El calcio de forma aislada no es capaz de fijarse al hueso, por lo que es necesaria la vitamina D para ello. La luz solar sobre nuestra piel produce vitamina D, pero cuando no es suficiente, se recomienda tomarla como suplemento.
Collage of products containing calcium

Alimentos ricos en Calcio

 El ejercicio físico también es nuestro aliado. El movimiento y el soporte de cargas sobre nuestros huesos durante la práctica de cualquier actividad física estimula la remodelación ósea y va sustituyendo el tejido óseo maduro por tejido nuevo, más resistente a las fracturas. El simple hecho de pasear es una actividad excelente: al ejercicio se suma el aporte de vitamina D al favorecer su síntesis los rayos solares. Ir en bicicleta o nadar son también buenas opciones que no requieren grandes esfuerzos físicos.
pasear al sol

Pasear al sol es un excelente estímulo para nuestros huesos a cualquier edad

 
  Existen factores de riesgo que debemos evitar: la vida sedentaria, el tabaco y el alcohol favorecen la desmineralización ósea y hacen a nuestro esqueleto más frágil y susceptible de fracturarse.
 
  Hoy puede controlarse la osteoporosis mediante el diagnóstico precoz a través de densitometrías óseas. Una población especialmente sensible son la mujeres con menopausia precoz, ya sea de forma natural o quirúrgica (la extirpación de los ovarios por cualquier motivo provoca un desequilibrio hormonal que conduce a la osteoporosis precoz). Por este motivo, el control de esta patología puede ser llevado a cabo por varios médicos especialistas: ginecólogos, traumatólogos, reumatólogos…
   La densitometría ósea (DMO) mide la cantidad de calcio que hay en nuestros huesos (no mide el dolor). Siempre se mide en los mismos sitios (columna lumbar y cadera) para poder comparar nuestros resultados con el resto de la población mundial, según una escala de edad. En mujeres a partir de la menopausia, la cantidad de calcio en el hueso irá bajando indefectiblemente. Pero se establece una velocidad de bajada normal, una media, con unos rangos de normalidad por arriba y por abajo. Si nuestra medición se encuentra dentro de esos rangos, no debemos preocuparnos. El tratamiento se instaura cuando estamos por debajo de esa normalidad o se prevé que así suceda en un futuro. El código de colores es muy útil para los traumatólogos:
          – verde: normal
          – amarillo: osteopenia (riesgo de fractura)
          – rojo: osteoporosis (alto riesgo de fractura)
 
DMO

Densitometría ósea (DMO): medición lumbar y cadera

   Los tratamientos actuales son eficaces y muy variados. Al suplemento diario de calcio y vitamina D (además de la dieta) se añaden fármacos que favorecen su incorporación al tejido óseo. Estos pueden tomarse cada día, cada semana o cada mes. Su médico le aconsejará el más apropiado en cada caso. Algunos problemas bucodentales pueden ser contraindicaciones para algunos de estos tratamientos farmacológicos.
    Actualmente, en determinados pacientes, se está utilizando una nueva molécula con muy buenos resultados. Es un anticuerpo monoclonal humano (IgG2) que provoca la reducción del número y la función de los osteoclastos (las células de los huesos que destruyen tejido óseo), lo que disminuye la resorción ósea. La aplicación de esta terapia es por vía subcutánea (pequeña inyección, como en el caso de la insulina de los pacientes diabéticos) una vez cada 6 meses, lo que resulta en gran comodidad para el paciente.
subcutánea

Aplicación de inyección subcutánea

   Desde nuestro punto de vista, como traumatólogos, nos parece esencial la prevención y control de la osteoporosis con el objetivo de minimizar sus consecuencias. Habitualmente nos encontramos con fracturas osteoporóticas que requieren tratamiento quirúrgico. Las más conocidas y temidas son las fracturas de cadera, que precisan la fijación quirúrgica con material de osteosíntesis (clavos, placas, tornillos) o incluso la sustitución articular (prótesis de cadera). Aquí, una vez más, más vale prevenir que curar.
Clavo fémur proximal
 
… y recuerde, ante cualquier duda, consulte con su traumatólogo.
AVISO: Los contenidos de este documento son para su información y no sustituyen en ningún momento el consejo de su médico. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de problemas derivados de malinterpretaciones del contenido de este documento.
© Dr. Eduardo J. DELGADO TORNÉ. 2016
Traumatólogo
www.delgadotrauma.com

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *