CONTRACTURA CERVICAL
 
contractura cervical DELGADOTRAUMA
 

¿Qué es la contractura cervical? 

Es una contracción incontrolable y persistente de un músculo o grupo muscular del cuello. La contractura comprime los pequeños vasos que aportan sangre al músculo, dificultando así su flujo de sangre, lo que favorece aún más la contractura. Esto se traduce en dolor en la zona afectada.

La contractura provoca dolor en el músculo y el dolor aumenta la contractura. Se crea un círculo vicioso responsable de la larga duración de los síntomas.

Existen varios músculos alrededor del cuello. Muchos comienzan en la base del cráneo, lo que justifica el dolor de cabeza (cefalea) que suele acompañar al propio dolor cervical. El músculo que con mayor frecuencia se ve afectado por la contractura es el trapecio. Es un músculo grande que abarca desde la base del cráneo, cuello, hacia el hombro, junto a la escápula y llega hasta la mitad de la espalda. Toda esa amplia zona es susceptible de doler.

El aumento de tensión en esa musculatura provoca la alteración secundaria de la curvatura normal de la columna cervical; pierde su lordosis normal y se hace más recta (rectificación cervical). Ello explica los síntomas de mareos, vértigos, náuseas. 

La musculatura contracturada puede comprimir algunos nervios que salen de la columna cervical hacia los brazos y manos. no es raro por tanto percibir sensaciones extrañas (parestesias) en las manos, como hormigueos, calambres, adormecimiento… 

Cuando la contractura desaparece también lo hacen todos esos síntomas, y eso puede tardar varias semanas.

¿Cuáles con sus causas?

En general suele deberse a malas posturas mantenidas o a esfuerzos repetidos. Es especialmente frecuente en pacientes que mantienen una postura fija de la cabeza durante periodos prolongados. Esto es frecuente en personal administrativo y otros profesionales que trabajan con ordenador, opositores, así como conductores de vehículos.

contractura-cervical
Una causa muy frecuente es el latigazo cervical típico después de un accidente de tráfico (alcance trasero). Nuestro cerebro manda una orden a la musculatura del cuello para bloquear el movimiento en previsión de un segundo impacto.

La contractura cervical puede ser también un síntoma de otras patologías como la artrosis, las hernias o las protrusiones discales, reumatismos, etc…

¿Cuáles son sus síntomas?

Dolor y limitación. Los músculos se tornan rígidos y generalmente obligan a mantener una posición fija para evitar el dolor (postura antiálgica). En el caso de las contracturas cervicales los pacientes suelen estar con el cuello estirado hacia adelante (propulsión) y a veces ligeramente flexionado y girado hacia un lado. Resulta difícil y doloroso mover la cabeza y habitualmente se necesita mover el tronco para poder mirar lo que hay alrededor. Además se produce dolor a la palpación de la musculatura cervical y está dura. El dolor puede localizarse en cualquier punto del músculo o en toda su extensión (ver imagen).
Además del dolor en cualquier zona del músculo (ver dibujo abajo), también pueden aparecer los siguientes síntomas acompañantes con bastante frecuencia:
  • cefalea: dolor de cabeza, por la inserción en la base del cráneo
  • mareos, vértigos, inestabilidad: por la rectificación de la curva cervical
  • falso dolor lumbar: el trapecio llega a la zona lumbar y puede simular una lumbalgia
  • dolor en hombro, brazo, mano y parestesias (hormigueos) en los dedos: por compresión de los nervios del brazo entre las fibras del músculo
Músculo trapecio izquierdo (coloreado en rojo).
 

Tratamiento:

La primera fase consiste en:
  • reposo relativo (puede ayudar el uso de un collarín durante 48 horas, no más)
  • calor local seco (manta eléctrica)
  • anti-inflamatorios varios días
  • analgésicos (disminuir el dolor mejora la contractura)
  • relajantes musculares (disminuir la contractura mejora el dolor).
Una vez que se ha aliviado el dolor inicial de los primeros días es recomendable iniciar en programa de rehabilitación (fisioterapia) para mejorar el flujo sanguíneo de los músculos afectados. Esta es realmente la base del tratamiento, pero hay que saber que es un proceso lento que puede durar varias semanas. Es normal, por tanto, encontrar poca mejoría al principio. Pero no debe crearnos ansiedad, ya que eso agravará aún más la contractura.
Terapias manuales DELGADOTRAUMA
En algunos casos, en los que se identifican claramente los “puntos gatillo”, pueden ser útiles las infiltraciones de colágeno para ayudar al músculo a reorganizar sus fibras.
Colageno 3 DELGADOTRAUMA
Se suele aconsejar a los pacientes que presentan contracturas repetidas y a los que por su profesión son más propensos a sufrirlas, un cambio de la postura en su lugar de trabajo, así como realizar movilizaciones periódicas del cuello con el fin de relajar los músculos cervicales. Practicar actividad física de forma periódica suele proteger de recaídas o disminuir su intensidad. Ejercicios como el yoga, pilates o tai chi pueden ser muy beneficiosos para hacer un mantenimiento correcto de la musculatura cervical. Un entrenador personal puede ayudarnos a corregir posturas, tanto en el trabajo como en el deporte.
 
 
 
… y recuerde, ante cualquier duda, consulte con su traumatólogo.
AVISO: Los contenidos de este documento son para su información y no sustituyen en ningún momento el consejo de su médico. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de problemas derivados de malinterpretaciones del contenido de este documento.
© Dr. Eduardo J. DELGADO TORNÉ. 2017

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *