FACTORES DE CRECIMIENTO
(PRP)
 PRP DELGADOTRAUMA

¿Qué son los factores de crecimiento? 


     Los factores de crecimiento, o más correctamente, Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRFG: Plasma Rich in Growth Factors) o plasma enriquecido es una de las últimas técnicas de regeneración celular que se utiliza para acelerar la curación de las lesiones musculares, tendinosas, ligamentosas y articulares. Comúnmente se conocen como PRP o Plasma Rico en Plaquetas.
 
     En el plasma sanguíneo se encuentran los factores de crecimiento plaquetario (PGF), proteínas con un papel clave dentro del proceso de reparación y regeneración de los tejidos.
 
  La aplicación de los factores de crecimiento estimula y acelera los procesos de cicatrización y regeneración de la mayoría de los tejidos que componen nuestro organismo.
 
Los factores de crecimiento están localizados tanto en el interior de las plaquetas como en el plasma sanguíneo. En el caso de las plaquetas se almacenan en los gránulos alfa.
 
Todo esto justifica su utilización en el tratamiento de diferentes lesiones. La obtención y preparación de una dosis terapéutica de PRFG y su posterior infiltración en la zona dañada acelera el proceso de restauración de los tejidos implicados, consiguiendo una recuperación más temprana de la lesión, incluso en la mitad de tiempo.
 
  El PRFG es una técnica con posibilidades de aplicación en muchas patologías musculares, tendinosas, ligamentosas o articulares (lesiones de cartílago). Miles de casos tratados exitosamente son unas credenciales excepcionales. El Dr. Eduardo Anitua, fundador de BTI Biotechnology Institute es quien descubrió y desarrolló la terapia en 1989 y ha sido pionero en su aplicación junto al Dr. Mikel Sánchez, traumatólogo especializado en deportistas de élite como Rafa Nadal, al que ha recuperado de sus lesiones en las rodillas.

¿Qué lesiones pueden tratarse con PRFG?


     Está demostrado que casi todas las lesiones musculares, tendinosas, ligamentosas y articulares se curan o mejoran considerablemente utilizando los factores de crecimiento.
  • Músculos: roturas fibrilares
  • Tendones: tendinitis, roturas parciales degenerativas, epicondilitis, fascitis, espolón calcáneo, bursitis
  • Ligamentos: esguinces, lesiones de ligamentos
  • Articulaciones: condropatía, condromalacia, artrosis inicial
  • Meniscos: para reforzar suturas o técnicas de regeneración/reimplante meniscal

¿Soy candidato a la infiltración de PRFG?

 
     Es evidente que deberá ser evaluado personalmente en nuestra consulta para analizar su caso y obtener un diagnóstico exacto de su lesión.

¿En qué consiste la infiltración de PRFG?


     Se trata de una técnica que se lleva a cabo de forma ambulatoria, es decir, sin necesidad de ingreso en el hospital.
 
     El proceso está basado en la obtención de una pequeña cantidad de sangre del paciente a través de un sencillo proceso de extracción convencional. A continuación esa sangre será tratada y centrifugada hasta conseguir separar la fracción más rica en plaquetas, que contiene los factores de crecimiento. Estos factores de crecimiento son los que estimulan la capacidad regenerativa y curativa del propio cuerpo y aceleran la recuperación de las lesiones.
prp
     Para finalizar el proceso, al paciente se le administra el compuesto obtenido mediante una infiltración directa en la zona lesionada o aplicado bajo visión directa mediante artroscopia. Esto se realiza siguiendo las más rigurosas medidas de asepsia y en un quirófano o sala cualificada. La duración de todo el proceso dura alrededor de 60 minutos. Se acompaña de una leve sedación para evitar molestias, ya que la infiltración de PRGF puede ser dolorosa. 
 
     El PRFG puede administrarse tanto mediante infiltración directa sobre la zona lesionada como a través de cirugía artroscópica o convencional. En el caso de lesiones de rodilla, nosotros recomendamos realizar este procedimiento durante la artroscopia (intervención quirúrgica con una microcámara) para identificar adecuadamente la lesión, sanearla y finalmente aplicar los factores de crecimiento bajo visión directa.
 

¿Cuál es la duración del tratamiento?


     Generalmente suele bastar con una única infiltración para la mayoría de los casos, sobre todo si se realiza bajo visión directa (artroscopia) o bajo control de ecografía.
 
     En lesiones graves se recomiendan generalmente 3 infiltraciones con intervalos de 2 semanas entre cada una de ellas.
     Después de la infiltración el paciente puede continuar con su vida normal. No precisa ningún tiempo de reposo (salvo algunas excepciones por orden médica).
     La mejoría de los síntomas suele aparecer al cabo de 4 ó 5 semanas de la primera infiltración. A partir de entonces las molestias van desapareciendo progresivamente. Por tanto, es necesario saber que no existe una mejoría inmediata, ya que los factores de crecimiento necesitan un tiempo para actuar sobre la lesión. Se trata de una terapia biológica, no química como los corticoides.

¿Existe algún riesgo o efecto secundario?


     La utilización de PRFG no implica ningún riesgo ni complicación para el paciente.
 
     Al realizarse únicamente con sangre del paciente,  a la que no se le añade ningún componente externo, no existe la posibilidad de rechazos ni alergias. Es un tratamiento 100% autólogo y biocompatible.

¿Quién recomienda este tratamiento?

     Traumatólogos especializados en lesiones deportivas están recomendando habitualmente esta técnica a sus pacientes.
     El PRFG se está aplicando en deportistas de élite con resultados reales. Los tratamientos realizados han conseguido disminuir a la mitad el tiempo de recuperación necesario. Cada semana vemos cómo un deportista lesionado reaparece a los pocos días o semanas tras sufrir una lesión.    
 
 
… y recuerde, ante cualquier duda, consulte con su traumatólogo.
 
AVISO: Los contenidos de este documento son para su información y no sustituyen en ningún momento el consejo de su médico. Recomendamos siempre la consulta con el especialista y no nos hacemos responsables de problemas derivados de malinterpretaciones del contenido de este documento.
© Dr. Eduardo J. DELGADO TORNÉ. 2013

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *